10.28.2007

Apuntes sobre Sal


I

No podéis suponer
conocer el dolor submarino
de la memoria del mar
sólo porque aplicáis,
a lo largo y ancho de la herida,
las letales pepitas de sal.

II

No frotéis la sal gema.
Por más que ansiéis refulgencia,
ante vosotros no relucirá.

¡Buscad brillo en la gema original!

III

¡Mellad esfuerzos en saber qué ansiáis!
Mas no blandáis la inmaculada
fuerza de la belleza
del modelado mineral artificial
sólo por violentar la pureza fósil de la sal.

IV

Si lloráis por ello, con lágrimas
terminaréis por disolverla.
Y así os quedaréis insípidos.

¿Es eso lo que queréis, talladores?

V

Brilla más vuestro ojo talámico,
cual mina de sal o gema, por lo añoso,
que por entrañar billo propio.

¡No necesitáis quilate ahí afuera!

VI

Si hendís vuestra aorta en el mar,
acudirá excitada la sangre
al encuentro con más sal.

Hanzel Lacayo

Tomado de "La Piedad Sublevada" (2007) ©
Fotografía: "Puzzled Jail" (2005) ©

No hay comentarios: