1.02.2008

Transatlanticismo



Hay agua donde deberían haber
paredes de laberinto con espinas,
dulce vapor desesperado que yerra labios,
sesos que se riegan laboriosos
en una madrugada homicida,
islas de nunca saber,
torres de legos de un mañana atroz
que caen para una sola vez.

Y en lo profundo
de este desacato fraudulento de razón,
sazón a muerte queda
atrapada en nudillos de garganta,
puños por boca y uñas por ojos,
sables por dientes que arrancaron
el silencio y la animadversión,
esculturas de sal en una mar vista
con una muy dulce melancolía
desde la última ventana equivocada.

Sin archipiélagos de por medio,
porque un día, a propósito del abandono,
hasta mis islas se fueron separando.

Debo ser otro yo quien lastre
la sangre que corre por mis venas
desde otro lado de ti.

Y sé que dirás cuando nos mates,
arrullando mis ojos aterrados:

Un dolor mayor suprime uno menor.
Pero en mí ya son irrepasables los pináculos.

La cima es el inicio de un punto
que empieza a consumirse hasta desaparecer,
y nadie nacerá para serrar con frases
las puertas de pochote
que deseo traspasar para vivir.

Hanzel Lacayo
Poema tomado de: "A Contenciones, Conspiraciones" (2006) ©
Fotografía: "Crying a River" (2007) ©



No hay comentarios: