4.07.2009

Un poema: a propósito de Semana Santa...

Como la corrección de mi último libro "En garras de nada" va muy lenta, lo cual me impide empezar un nuevo proyecto literario, decidí ejercitarme un momento en el ardid para no dejar ensarrar el Ars y escribir un poema. Me pareció justo ornamentarlo con una intervención de PJ Harvey y John Parish ("Pig will not"), que me acompañó durante este breve momento de placer matutino.

Eucaristía


1

¡Oh, Padre misericordioso!

Uno a uno, los niños fueron cayendo;
uno a uno, los impolutos cuerpos.
De ellos te armaste, sangre en tu hueso,
la más jugosa falange con que dictaste:


No se lo digas a nadie.
Apenas dio inicio la cena.


2

Tomad y comed todos de Él.

A como os atragantáis con las hostias.
A como secáis la fuente de vino.
A como percudís el óleo difícil de erradicar
de vuestra conciencia briosa.

¡Bien que hasta raspáis con espátula y no brilla!

Quizá convenga usar la lengua,
la tersura misma de sudarios,
los colmillos, las pezuñas, el forro de la Biblia.

Nada más grueso que la ley del mundo.
Ningún filo imperioso como su ruptura.


Porque ésos son los cuerpos
que serán entregados a vosotros.


3

Desde el cuello hasta la baja espalda
describisteis la sagrada curvatura,
tensaste cada gota de su agrio sudor de lima.

Vuestro aliento espesó sus semillas.

¡Tragad! ¡Tragad! ¡Tragad!
Paleta, morcón y morcilla.

Haced esto, lactante, en conmemoración mía.


4

Fundidlos a sus cunas.
Si hay tiempo,
dormidlos.
A todos vetad el ingreso
en esta fiesta de cetros y cuernos.

Anunciamos su muerte.
Proclamamos nuestra resurrección.


Sus domesticus, Sus scrofa
:

¡Roed Lejos!

Hanzel Lacayo

No hay comentarios: