10.23.2011

No te engañe la postal celeste


Tomo la postal celeste.
Es probable que la palmera ya no esté ahí.

Las olas llegarán como años rusos
años descritos en poemas,
y para nunca más emerger,
hombres zambulléndose en ellas.
¿Quién sigue a las ánimas por la cuesta
hasta no avistar más la ribera?

El ánfora legendaria
del Mar Muerto evaporadas aguas
no promete que de igual manera
de entre difuntos más importantes
su voz comunal algún día se esgrimirá.

Porque portamos el mismo nombre
y el mundo esté incompleto sin nosotros.
Porque haya golondrinas
que sin explicación se internan
indistintas en la mar
no precisamente cansadas de volar.
Salsa, sabor y color
en la postal celeste aparecen raídos.
Y esto justifica que haya suicidas en el trópico.


Hanzel Lacayo
Fotografía: "Untitled" (2011)