9.29.2014

El libro de las separaciones


Ya pueden leer "El libro de las separaciones" haciendo click en la siguiente imagen:



 Hanzel Lacayo: El libro de las separaciones


Hanzel Lacayo

2.01.2014

Best Indie Albums: January, 2014

Copyright Disclaimer Under Section 107 of the Copyright Act 1976, allowance is made for "fair use" for purposes such as criticism, comment, news reporting, teaching, scholarship, and research. Fair use is a use permitted by copyright statute that might otherwise be infringing. Non-profit, educational or personal use tips the balance in favor of fair use.

Morgan Delt - Morgan Delt
Genre(s): Neo-Psychedelia, Lo-Fi, Indie Pop, Alternative/Indie Rock, Pop/Rock


01. Make my grey brain green play
02. Barbarian king play
10. Tropicana play

///////////////////////////////////////////////////////////////////////
Painted Palms - Forever
Genre(s): Neo-Psycgedelia, Indie Electronic, Indie Rock, Alternative/Indie Rock, Pop/Rock


01. Too high play
07. Not really there play
11. Empty gun play

///////////////////////////////////////////////////////////////////////

Blank Realm - Grassed Inn
Genre(s): Pop/Rock, Alternative/Indie Rock, Lo-Fi, Noise Pop, Noise-Rock


02. Falling down the stairs play
03. Bell tower play
06. Baby closes the door play

///////////////////////////////////////////////////////////////////////

The Hidden Cameras - AGE
Genre(s): Pop/Rock, Alternative/Indie Rock, Indie Pop, Chamber Pop


01. Skin & Leather play
03. Doom play
04. Gay Goth Scene play

///////////////////////////////////////////////////////////////////////

Dog Bite - Tranquilizers
Genre(s): Dream Pop, Indie Electronic, Pop/Rock, Alternative/Indie Rock, Alternative Pop/Rock


03. Lady Queen play
04. Tuesdays play
06. Wonder Dark play 

///////////////////////////////////////////////////////////////////////

I Break Horses -  Chiaroscuro
Genre(s): Electronic, Alternative Pop/Rock


01. You burn play
07. Disclosure play
09. Heart to know play

///////////////////////////////////////////////////////////////////////

Warpaint - Warpaint
Genre(s): Pop/Rock, Alternative/Indie Rock, Alternative Pop/Rock


09. Feeling alright play
10. CC play
11. Drive play

///////////////////////////////////////////////////////////////////////

Hospitality - Trouble
Genre(s): Pop/Rock, Alternative/Indie Rock, Alternative Pop/Rock, Indie Pop


02. Going out play
05. Rockets and Jets play
08. Last words play

///////////////////////////////////////////////////////////////////////

East India Youth - Total Strife Forever
Genre(s): Electronic, Club/Dance


03. Dripping down play
07. Looking for someone play
10. Song for a granular piano play

///////////////////////////////////////////////////////////////////////

Peggy Sue - Choir of Echoes
Genre(s): Pop/Rock, Alternative/Indie Rock

03. Substitute play 
05. Always going play 
06. Just the night play 

///////////////////////////////////////////////////////////////////////

Ed Harcourt - Time of Dust EP
Genre(s): Pop/Rock, Alternative/Indie Rock


01. Come into my dreamland play 
02. In my time of dust play
05. Parliament of rooks play

///////////////////////////////////////////////////////////////////////

Damien Jurado - Brothers and Sisters of the Eternal Son
Genre(s): Pop/Rock, Alternative/Indie Rock, Indie Rock


05. Jericho Road play
06. Silver Donna play
10. Suns in our mind play

1.11.2014

"Photography" by Hanzel Lacayo (2014)

Haz click sobre la imagen para acceder a la publicación:

 Haz click sobre la imagen para acceder a la compilación

12.28.2013

Éste es un evento virtual: Una compilación de mi fotografía en blanco y negro, tomada entre 2006 y 2013. La colección será colgada el 11 de enero de 2014, vía Issuu: http://www.issuu.com/hanzellacayo

Aquí el evento en Facebook: 


12.01.2013

"Falible" (Los Adioses, 2014)


Es posible ser muchas cosas.
Es posible sostener dos caprichos.

Hoy te escuchan hablar sobre un paisaje.
(Y está bien, porque el paisaje se seca).

Pero cuándo empieces 
a hablar sobre las cosas permanentes, 
no podrás extraerles la muela 
y asegurar: ¡es la perla!

Hanzel Lacayo ©
Tomado de "Los Adioses" (2014)

11.29.2013

"He enterrado la riqueza"


De oro las botas, pero descocidas;
y el collar desfalcado
de su eslabón más flojo…

Está el número siete en su dado
marcando mi curso como flecha
abriéndose paso contra barlovento,

¡Cómo el orden sobreviene al caos!
Que hasta mi cigarrillo quemado
tirita de noche en el frío.

Todo al revés, pero no precisamente,
porque al final, un lado de las tinieblas 
siempre da al sol.

¡Te espero harapiento
sobre el palacio enterrado!

Hanzel Lacayo ©
Tomado de "El libro de las separaciones" (2014)

11.28.2013

"Diálogo con el Señor Muerte"


Usted devoraba ostras en la costa.
Yo desvelaba la distancia en el puerto
desde mi ventana dorada
en mi casa de arena lacada, y lo vi:
Se acercó, iluminó mi puerta, y abrí.

—¿Quién llama?
—Soy el Señor Muerte.
—No tengo tiempo para sus flores secas.
—No he venido a discutir ninguno de mis pistilos.
—¿Vendría en otro monumento?
—No puedo ser más inadecuado que esto.
—¿Podría esperarme hasta el cansancio?
—He sido labrado para deshojar el tiempo 
    que convenga.
—¿Cuáles son sus pretensiones?
—Significar todo para usted.
—¿Por qué su empeño?
—Mi pureza mortal es la más leal de las purezas.
—¡No ve que hace mucho calor!
—He traído unas escarchas para ello.
—Si le dejo entrar, ¿me dejaría verlas?
—Tómelas desde ya.
—No me las creo.
—Tiene que pasar por el otoño primero.
—No tengo demasiado tiempo.
—Traje eternidad para probárselo.
—Veré qué pasa entonces.
—Déjeme pasar y lo verá.
—Adelante; comencemos.

Hanzel Lacayo ©
Tomado de "El libro de las separaciones" (2014)

* * *

Porque la Muerte "no es una mujer/con el cráneo pelado y una corva guadaña/entre las manos"...

11.27.2013

"El amor más ciego"


¡Cómo nadie hubiera pensado
que amaría por encima de la verdad
y la mentira que lo tañen!

Encegueciste el ojo único del Cíclope,
los varios ojos de la araña, terceros ojos
y los ojos miles de una bola de cristal.

El infierno del amor
tiene miradas incontables,
y cada una: cien veces centuplicable.

Extraigamos nuestros ojos,
y si es posible raspemos 
las cuencas a fondo
para que no nos confundamos. 

Hanzel Lacayo ©
Tomado de "El libro de las separaciones" (2014)

11.26.2013

"A una dama que perdió algo"


A Berta Marenco 

Cuando aparezca recurrente el día 
y como pueda que no acepte, señora: 
compartiré con usted tres cuartas partes 
de mi catre tras las rejas. 

No habrá cárcel entonces. 
Y así podrá estar solícita, 
apartada de sí misma, 
escuchando cómo desentumecen 
mil silencios su confinamiento. 

Las sombras de los barrotes 
le den una idea de la libertad del sol. 
Pero usted mejor ignorará 
que sólo las sombras en la oscuridad 
son libres de cuerpo y de alma. 

Estudie, pues, todo lo que puedan contener. 

De amores enfriados queden, 
como prueba de que pasó por mi cárcel, 
en la desertitud de mi pocillo y resonantes: 
mil lágrimas batávicas.

Hanzel Lacayo ©
Tomado de "El libro de las separaciones" (2014)

* * *

Berta, siempre nos estás enseñando los mundos que no tocarán nuestras manos. 

11.25.2013

"Obsequio particular" (Los Adioses, 2014)


Te lo regalo, pero tiene un agujero.
Lo que hay en él es lo de menos.

Espera y crecerá.
Y como todo buen vino
presidiendo siete noches bajo el corcho,
estoy seguro que te ayudará a brindar
por los claros días y los malos tiempos
―a pesar del agujero―.

Hanzel Lacayo ©
"Los Adioses" (2014)


* * *

Crecí mucho escribiendo "Los adioses". A pesar de que contenga muchas sombras, son sombras que buscan la luz, despegan de sus estigmas, de su cautiverio forzado alrededor de lo sólido-hiriente; sombras que salen para esperar su día dictado: esperar esperanzarse. 

Me encanta corregirlo durante episodios de manía. Al día siguiente, los ajustes se mantienen más en pie. El arca y el terraplén se vuelven uno solo, y se puede partir de la premisa de que todo lo que miré desde la fortaleza, tenía que barrerse para que las sucesiones pudieran moldearse a gusto: esta grama precisa, un arbusto por aquí, un árbol por allá (lo cual implicó, claro está, salir de la fortaleza).

"Obsequio particular" es ese poema que se acerca mucho a ese panorama, el poema que abre este libro. Espero publicarlo en enero de 2014, si no antes.

6.02.2013

Lee y descarga: "A cherry on top" (Hanzel Lacayo)

Portada del plaquette virtual: "A cherry on top". Lo colgaré aquí este domingo, 16 de junio de 2013. Mil gracias a David Quant, quien se encargó del diseño. ¡No pudiste haber ilustrado mejor el librito!

Acá el evento en Facebook; dinfundirlo a interesados e interesadas: 
http://www.facebook.com/events/530742373655249





3.21.2013

Becoming the planet


Uncalled and unchained
one day you had to notice
the slice of her gore orbit;
a ring so-called invisible,
yet obvious to the blind.

We chained thousands of billions
of inextricable events;
the eon after eons whitened scalp
no wisdom ever bordered
with impure dictated knowledge
of quasars, pulsars, dwarfs...

Almost a planet that, if ever existed,
would be drained already.
The planet and its satellite!
Dancing, dwelling, quelling
in non reciprocal conciliation
but mutual rearrangement: 
innocuous separating diameter,
both agreeing to not touch.

But the day comes when the tongue
leans to learn to smell her womb,
unleash a licking bridge to agony
-the two that die to become one-,
an ending song that happens once,
for once in my light 
and devils' weightless taste:

I am so sorry, dear,
I had to eat you suddenly.
Here we are for the first time
(and we meet again so tender),
no ice nor rocks, but hydrogen;
little pouring fusing waltz,
blending eras, wounds meteorized,
our craters caged back to the core,
in a non-poisonous constellation,
no myths sustained to be adored
under the arguments of a cliché,
love stories, wars and animals.

If we had to die to be reborn again,
I had to eat you now.

Hanzel Lacayo (2013) ©
Fotografía: "A landscape" (2006) ©

12.13.2012

"Maletas Ligeras" (Microrrelatos) por Hanzel Lacayo



NOTA DEL AUTOR

Mi primer encuentro con la microliteratura se dio allá por 1996, cuando en la biblioteca del colegio me encontró Ars Combinatoria de Michèle Najlis. Al principio, el libro no creía en mí. Pensaba que, por tener mucho espacio en blanco, no lo cuestionaría nunca. Lo cierto es que yo no estaba preparado para hacer muchas preguntas; al menos, no las precisas. No lo culpo. Mucho hacía ofreciendo respuestas que mis sesos juveniles poco digerirían sino con la lectura de la vida a través del tiempo. Me leía unas dos veces por semana; por varios meses esto, hasta que la frecuencia comenzó a mellar durante mis años de secundaria. Pero el libro regresaba con su forma hasta a mí, interpretándome, reduciéndome; porque es posible que el libro pueda leer mar adentro en los ojos, y llamar. Para una edición de 10 000 ejemplares, no resultaba improbable encontrarse a menudo con alguno de tantos en las librerías de aquellos tiempos. Lo adquirí en numerosas ocasiones, pues los ejemplares saltaban de mano en mano como liebres que se ahogan en el sombrero sin regreso de los amigos. Esta liebre se ha hecho hoy en día tan pequeña que no alcanza ya en un sombrero. Muchos quieren llevarla puesta, pero aducen displicencia, distracciones, compromisos, pensando que no da suficiente abasto para cubrir del sol, la lluvia y las piedras. Pero será que la microliteratura lo hace tan bien que no podemos cegarnos ante la realidad de que libros como ésos van siempre llenos como las bolsas en los ojos al alcance del receso, los almuerzos y los viajes cortos; libros que se leen rápido, y no por ello duran menos. 
     En los 4 años sucedáneos no pasaron muchas cosas. Como un polluelo que rompe huevo y, lo primero que ve no es un ave parecida a él sino al rapaz en cuyo nido el colibrí depositó el huevo por error, éste aprende a correr como él, a comer como él, a ver el mundo como él. Mi inquietud por el microrrelato me encontró nuevamente con su corte de sien sin cristalinos cuatro años después, a inicios de 2000, casi paralelamente a la creación de los poemas de “Discrepancias”, los clásicos vuelos poéticos y la sagacidad de los picos presentes no importaban más que en la medida cómo lo escrito pudiera cavar túneles que a ese pájaro subterráneo calzaran apretados como un corsé (un corsé que va en el cuello). Apenas empezaba a asomar cabeza, y había reunido alrededor de treinta microrrelatos. En aquel entonces los hablaba mucho con Ezequiel D' León Masís, quien a su vez con poco recreaba y exhortaba a tomarme todo este asunto muy en serio. Tal vez mi error fue pensar que alguien serio es siempre alguien mayor que escribe miligramos, alguien a quien confié mis manuscritos en el Ranchón Ecológico, alguien que los dejó olvidados en algún lugar. Y es que cuando se pierde un minicuento en la cabeza, no es tan terrible (el minicuento sigue ahí: retornable, transfigurado). Cabalgará en algún lapsus freudiano o reencarnará en otras literaturas. Pero cuando se pierde un texto terminado, donde no lo sabe nadie y sólo uno lo sabe, es como perder el hígado. El águila volverá una y otra vez por más y, al no encontrar, arrasará con los demás órganos. Es la extinción de la totalidad; el hígado no volverá a crecer. 
     La frustración fue tal que inactivó mi interés por la prosa en general, hasta el año 2011, quizá, cuando conocí a Alberto Sánchez Argüello, asiduo microcreador quien despertó al duende por tercera vez y me enseñó muchas cosas sin querer. Me enseñó que no era malo reír y que invertir en menos no era una pérdida. También me enseñó que la generosidad existe. Al ponerle tanto cuidado a esta edición sin pedir nada a cambio, puso las alas que soñé para Maletas Ligeras. Si la generosidad puede prevenirnos de hacer sólo todas las cosas y hacer todas las cosas solo; enseñarnos a confiar mejor en quien no se ha buscado y ha llegado, por ende, sin hallar, ¿cómo agradecer? Tal vez los primeros esfuerzos micronarrativos, al igual que mi poesía, debieron ser así: aislados, sin buscar aprobación ni consejo de nadie. Por esta razón, quiero creer que todos los accidentes son pérdidas justas. 
     Recién platicaba con Javier González Blandino sobre otras pérdidas, las de forma que implica el género; me comentaba que veía el microrrelato como “el disfraz de muchos fanfarrones que encubren su falta de pericia para la maniobra de los procedimientos narrativos, en historias que parecen arrojadas por una galleta de la fortuna.” Creo que tiene mucha razón, y vi en esto la muy difícil brechadel panadero que ha querido moldear y hornear solamente con lodo. Hay alguien más a punto de soplar, que no es el creador. Con Maletas ligeras quise jugar el papel del minicuentista triste, a menudo tragicómico; el pesimista que boga con la cabeza en alto y a veces se atreve a reír. Alguien en cuyos últimos meses, tuvo poco tiempo para leer y escribir narrativa (la mayor parte del libro se escribió bajo el agua); alguien que ha querido, por ahora, divertirse a su manera sola, nostálgica, y ocultar,más que mensajes de suerte en las galletas de la fortuna, unas cuantas partículas de vidrio y limadura de hierro, enrojeciendo los labios con heridas que sanan para mañana,o los remanentes de las amalgamas que se destruyen de repente y pueden abrir orificios en las vísceras,quizás hasta partir con la noción de que ha hecho las cosas con reglas un poco diferentes. 
     Fue hasta que revisé la estilística del humor que pude sonreírle seriamente a la predictibilidad de la forma con la que este género se des-genera, la sonrisa seria de lo que no llega a convertirse en un chiste o una elucubración de juegos de palabras, que no deja de ser válida si se raciona. Tal vez, si el microrrelato pretendiera demonstrar una capacidad, al hacerlo, demostraría inmediatamente su incapacidad de permitir al lector seguir soplando el barro, narrando omniscientemente e, incluso, profanándonos en una experiencia extracorpórea. Esto mucho tiene que ver con la vena de los autores y sus lectores, lo que han edificado con el tiempo; y con cuestiones como si habremos de respetar al texto por su autonomía, su relación con textos equivalentes, su armonía grupal o su autocracia todopoderosa, sea pues: Su capacidad transformadora. Entonces sí, creo yo, es viable navegar por estas aguas responsablemente. Yo tal vez he querido llegar al delta con el barco de papel por un río seco… o llegar cual salmón diferente, a este estanque sólo para morir; pero cada vez me fío más de este destino en el temple de quien agrega al punto final dos puntos adicionales para validar lo suspensivo: Este inventor sólo puede ser un fiel lector, abierto a cerrar el libro abierto, infinitas veces. 
      Con este clase de semilla en la mano, al microcuentista no le queda más que aprender a decir adiós a la novela posible por cauterizar una idea que le obsesiona en pequeño, al verso de un poema para que no viva en el poema, armarse de menos cosas en naufragios de recursos limitados (de los que sus aflicciones ya no se dotarán) y aprender a hacer que todo quepa, aprender a viajar ligero. Con esto no quiero renegar de la validez y responsabilidad de la estilística de obras que sí narran con riqueza. (Estoy consciente de las imposibilidades de este des-generado). Y es que no falta quien quiera batallar montado en una pluma. Espero haber creado el pájaro completo. Tal vez éste sea el punto que permita paso a más vectores en una ceremonia más dilatada con otras formas de narrativa, y que la viola no sólo ha hecho lo que una viola. 
     Por otra parte, he querido engarzar mortalmente muchas historias en tándem. Sobre el Estereoscopio de los solitarios, J. R. Wilcock consideraba su libro como “una novela con setenta personajes que nunca llegan a conocerse.” Yo no he contado los míos, pero sí sé que no están solitarios. Creo que algunas de los más cortos no sobrevivirían sin sus posteriores o predecesores, muchas veces hasta sin el propio título. Quiero pensar que las ideas deben comportarse así en este espacio delectable, vitales en su conjunto. Quiero creer que el microrrelato no sólo es de día y que la semántica tiene que buscar la sinfonía total en las cuatro cuerdas de esa viola. Se trata, pues, de la supremacía de la idea. Y a pesar de que sigo sin creer en que alguien puede llegar a tener una voz propia en un espacio limitante para el herraje con la estilística, quiero pensar que esta voz es consistente con las imposibilidades que permite: La de meter semillas en un frasco de salmuera por defender el derecho que tienen de permanecer dormidas para seguir siendo semillas. Veremos, pues, si continúa la siembra. 

Hanzel Lacayo Managua, 11 de diciembre de 2012

11.29.2012

Pronto: "Maletas ligeras" (microrrelatos)

Muy pronto estaré colgando "Maletas ligeras", libro de microrrelatos que me divirtió mucho escribir y cuya ilustración de portada, diseño y cuidado de edición están a cargo del incondicional Alberto Sánchez Argüello, sin quien este proyecto no podría salir en diciembre. 

A continuación, una muestra:




...al principio de este minicuento 

La piedra continuó rebotando sobre el agua hasta llegar...

Renacimiento 

Nació hace un segundo. Nueve meses atrás entró a la matriz. Se desconoció, se partió en dos: Uno se fue por la trompa; el otro, por la uretra. 

Sedante 

Luego de ser acorralada, la oveja ultimó saltar de un lado a otro sobre la cerca hasta que los lobos se quedaron dormidos. 

Aún no sé cómo llegar 

En tu mapa no dejaste instrucciones sobre cómo, cuándo ni dónde debía abordar el tren descarrilado. 

Cambio de parecer 

Cuando llegó al calabozo encontró tan pérfida a la doncella, que prefirió desposar al dragón. 

El barco antes de ser tragado 

Algunos pensaron que se trataba de un voraz remolino; otros, de una yuxtaposición del hemisferio en torno al Triángulo de las Bermudas. Pero la causante fue la gran Tortuga, que abrió su boca en ese instante para bostezar. 

El último día de los dinosaurios 

El asteroide desnudaba la tierra con pinzas, cuidadosamente dos o tres océanos seleccionaba, mientras yo tallaba sobre tu espalda, el último día de los dinosaurios. 

Tercer ojo 

Éste era un cíclope con un segundo ojo. Éste era un cíclope de superior intuición. 

El estrangulador 

Con tal fuerza retorció sus medias hasta que ya no gotearon más. Al colgarlas en el tendedero, lamentó que las blancas plumas siguieran desprendiéndose. 

Los mutilados  

Ambos se acostaron y, sin cerrar los ojos, se quedaron en silencio. No se tomaron de las manos; tampoco dijeron nada. (No tenían manos y no había nada qué decir). Sólo los pies, no mutilados, amantes de guerra, se tomaron de los pies. 

A sangre fría 

No conforme tras haberle arrancado los ojos, el cuervo prosiguió con el corazón.

Todo en orden 

La reina se petrificó y el rey infartó segundos antes de irse. Los peones evolucionaron hasta alfiles. Las torres cayeron como fichas de dominó y el ajedrez por fin se jugó con damas y caballos de verdad.
 
Banal 

Luego de saltar arduamente de libro en libro, la zorra por fin alcanzó las uvas en esta fábula y comprobó que sí estaban verdes. 


Hanzel Lacayo (2012)